Saltar al contenido

El modelo económico coreano como modelo inspirador  para la reactivación economía ecuatoriana

  • por

Introducción 

El despegue económico coreano denominado “El Milagro del rio Han” surge como  respuesta a una crisis económica encabezada por la pobreza, corrupción institucionalizada  y una sociedad dividida, pero que, gracias a una estrategia basada en “planificar, priorizar  e internacionalizar su política de desarrollo” (Yoo, 2012), se ha posicionado como la  octava mejor economía a nivel mundial.

Esto ha sido posible gracias a un modelo de desarrollo económico apoyado por el  gobierno y la empresa privada donde la promoción de la educación ha sido una pieza  clave. En este contexto, surgen interrogantes frente a la situación actual que atraviesan  ciertos países latinoamericanos ¿El modelo económico coreano puede funcionar como  herramienta impulsadora en la economía latinoamericana? ¿en qué sectores se podría  enfocar para promover las potencialidades de países como Ecuador? Cabe mencionar,  que estas inquietudes son inherentes a la situación económica de cada país, pero que, sin  embargo, de manera general, podrían plantearse como alternativa en su recuperación  económica. Por un lado, esta Corea del Sur, con una economía competitiva acompañada  de un incremento del ingreso per cápita y un amplio desarrollo social. Por otro lado, están  los países latinos que, aunque en su mayoría tienen una extensión más grande y cuentan  con muchos más recursos naturales, sus economías están en crecimiento y dependen de alianzas internacionales como fuerza de apoyo.  

Research blog Haneul Ssem

Corea del Sur: una motivación para Ecuador 

Durante los últimos cincuenta años, Corea del Sur se ha encargado de transformar su economía agrícola y rural hacia la manufactura y tecnología, basado en tres pilares  fundamentales: el estado, los empresarios (chaeboles) y la academia. El gobierno  autoritario de Park Chung Hee en 1961 fue un escenario crucial para el rápido crecimiento  y convergencia donde la exportación de productos incrementó ante la importación convirtiéndose en una de las piezas claves para la gestión de gastos públicos. La BBC  Mundo (2015) menciona: “Exigir que aquellos ricos a los que se veía como corruptos  invirtieran en las industrias del país” fue una de las estrategias más importantes de ese  gobierno para comprometer a la empresa privada a forjar innovación y tecnología en todos  sus procesos productivos en base a la calidad, cantidad y bajo precio logrando así  internacionalizar sus productos y su presencia en el mundo entero. 

La academia ha sido una prioridad para el desarrollo alcanzado. Es tanto así su exigencia  que, muchos lo llaman “education fever”, considerando que dentro de las políticas del  gobierno ha sido el vehículo para la transformación y logro de los objetivos de innovación  y tecnología. “La creación de recursos humanos, avances tecnológicos, instituciones y  desarrollo social han garantizado el acceso a la educación a todos los habitantes” (Il &  Khon, 2010) por medio de reformas educativas y de la globalización del sistema  educativo influenciado por factores culturales y políticas gubernamentales. En pocas  palabras, una gran parte del desarrollo económico surcoreano se focalizó en concientizar  a los apoderados para contribuir al desarrollo del país, basándose en una educación  adaptada a su realidad, con una lógica apropiada y aterrizada a su cultura, y sin perder su  identidad y su nacionalismo. 

Por otro lado, en Latinoamérica muchos de los países atraviesan situaciones similares que se asemejan a la situación que en algún momento vivió Corea del Sur. Gonzalez (2020) comenta que “muchos líderes progresistas exponen ciertos factores problemáticos que América Latina enfrenta, entre ellos la desigualdad, los sistemas políticos disfuncionales  

y las deficiencias estructurales del sistema democrático” que derivan a una injusticia  social que influye en el crecimiento económico. El caso de Ecuador no es ajeno. Sin  embargo, pese a que cuenta con una superficie que es el doble que de la coreana con una  población muchísimo menor, y además posee una riqueza enorme en cuanto a su  diversidad cultural y productiva, es un país que requiere soluciones en su sistema  económico. Basándose en el modelo coreano, la economía ecuatoriana requiere de la  colaboración del gobierno, empresas, agrupaciones de la sociedad civil, y de la academia.  Siguiendo los lineamientos coreanos: innovación, desarrollo e investigación.  

Las alianzas con Estados Unidos, tanto políticas, diplomáticas y comerciales, es una  herramienta importante para el pequeño país. “Esta buena relación regó sobre las semillas  de la emergente industria surcoreana y Estados Unidos se convirtió tanto en el principal  inversor y canal de financiación, así como en el primer destino exportador de los  productos surcoreanos” (Salazar, 2017). Por lo que, considerando las fortalezas  ecuatorianas, y con el objetivo de fomentar la internacionalización de los productos  manufacturados, contar el apoyo de países como Estados Unidos, Japón y Corea del Sur  es primordial para generar estabilidad y oportunidad a un mayor intercambio comercial  enfocado en productos manufacturados y tecnificados como vía a la sustitución de  importaciones. La estrategia coreana sobre la integración a la economía global ha estado 

marcada por la conquista de mercados externos y un gran activismo por parte de los  gobiernos y empresas, lo cual, en el caso de Ecuador, serviría como base de  comercialización e integración al mercado mundial como estrategia de desarrollo en las  relaciones internacionales con acciones sistemáticas basadas en la coordinación y  colaboración. 

La influencia cultural también tiene un papel importante dentro del sector económico. Su  mentalidad influenciada por pensadores como Confucio donde, según Rhyu (2015), el  respeto a la vida colectiva, el enaltecimiento a la jerarquía y al orden, y la devoción a  trabajar y ser productivo para la sociedad, forjaron un sistema donde se buscaba la  maximización de los recursos y la búsqueda del desarrollo. Es por eso que, el cambio de  la mentalidad en las acciones de la población para conseguir la transformación económica y social que se necesita es también un problema complejo a solucionar. Así también, si  lo que se requiere es conseguir sociedades más igualitarias con un desarrollo del  pensamiento crítico para construir un cambio en la sociedad, fomentar la educación es  prioridad. Como un enfoque alternativo fuerte, la transferencia de tecnología, basada en  la experiencia de las economías asiáticas, favorecería para complementar una economía  desarrollada. El uso de esta como soporte a los sectores prioritarios económicos del país  serviría para complementar el desarrollo económico, para así, ofrecer un valor agregado  a las exportaciones que tendrían que competir con países potencias, pero que no tienen  las materias primas como ventaja inicial. 

Hay que recalcar que el modelo de desarrollo económico coreano no es replicable; pero  puede ser aplicable en varios aspectos, pero que, sin embargo, al verse desde afuera, se podrían encontrar defectos o debilidades como la tasa alta de suicidios, con una media de  38 personal al día, según el sitio web Datos Macro (2019). Además, problemas como la  dependencia a la expansión a mercados internacionales y la vulnerabilidad a las crisis  asiáticas pueden hacer tambalear a la economía coreana (Gutierrez, 2001). Empero, si las  economías latinoamericanas se enfocan en los aspectos positivos de este modelo, podrían  mejorarlo y adaptarlo a su realidad. 

Conclusión 

Es innegable el poder económico y tecnológico que tiene Corea del sur a nivel mundial,  no solo como país prestamista sino también como figura motivadora Su modelo llama la  atención por su crecimiento rápido y en su mayoría eficaz pero que apunta a programas 

donde la innovación, la coordinación e investigación han sido claves para la prosperidad  económica y el liderazgo industrial. 

¿Es el modelo surcoreano aplicable en Latinoamérica? Sí, pero es un modelo que puede  adaptarse a las necesidades y contexto de cada uno de los países. La cultura y el sector  social forma un eje estructurante para las relaciones económicas de los países, en especial  para un país como Ecuador, donde el fomento productivo tendría que ir de la mano con  la inversión extranjera y privada para potenciar un modelo industrializado que abra  camino al mercado global, bajo un modelo similar al coreano: la liberación y la apertura.  Los sectores en los que se debería potencializar, recuperar y transformar serían la captura  tecnológica, la comercialización selectiva, la atracción al capital extranjero, la apertura  de los productos manufacturados al exterior, y el mejoramiento de la educación. 

Bibliografía 

BBC Mundo. (2015). ¿Cómo logró Corea del Sur su milagro económico? BBC NEWS. Obtenido  de  

https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/01/150116_economia_corea_del_sur_ra zones_desarrollo_lf 

Calva, J. L. (2007). Desarrollo Economico: Estrategias exitosas. Ciudad de Mexico: Universidad  Autonoma de Mexico. 

Datos Macro.com. (2019). Corea del Sur, entre los lugares con mayor tasa de suicidios. Obtenido de https://datosmacro.expansion.com/demografia/mortalidad/causas muerte/suicidio/corea-del-sur 

Gonzalez, M. A. (2020). ¿Cómo puede resolver América Latina sus tres principales problemas?  RED FORBES

Gutierrez, H. (2001). Corea en los 90: Las estrategias de las economías asiáticas. Estudios  Internacionales. Obtenido de  

https://revistaei.uchile.cl/index.php/REI/article/view/14764 

Il, S., & Khon, Y. (2010). La economía coreana: Seis décadas de de crecimiento y desarrollo. Santiago de Chile: 2110 Korea Development Institut. 

Salazar, F. (2017). Corea del Sur, un referente para el desarrollo. El Orden Mundial. Obtenido  de https://elordenmundial.com/el-milagro-del-rio-han-un-referente-para-el desarrollo/ 

Yoo, Y. (2012). Corea y Ecuador: hacia la contemplación económica. REVISTA DEL CENTRO  ANDINO DE ESTUDIOS INTERNACIONALES, 187-207.

RHYU, S. «Confucianist Culture and Institutional Change: the Growth and Reform of the  Korean Chaebols. » Georgetown Journal of International Affairs, 2015

Escrito por: María Soledad Coronel Poma

Palabras de la autora: “Arquitecta de profesión. Actualmente trabajo en un estudio de arquitectura, pero en mi tiempo libre escribo artículos sobre Ciudades Portuarias, con dos artículos publicados en revistas internacionales y dos bajo revisión. Además, he tenido experiencia como ponente en tres conferencias, una nacional y dos internacionales, las cuales me han ayudad a potenciar las habilidades de habla y desenvolvimiento en público. Recientemente he tomado un curso de Estudios Coreanos, el cual me ha acercado a la cultura coreana, pero a su vez mis habilidades de redactora me impulsó a escribir el reciente artículo como base para una futura investigación sobre las ciudades coreanas como ejemplo adaptativo en ciudades latinoamericanas.”

Editado por: Angie Páez

Disclaimer: The opinions expressed in this publication are those of the author(s). They do not purport to reflect the opinions or views of the WTO or its members. Las opiniones expresadas en esta publicación son de los autores, no necesariamente reflejan el pensamiento de Haneul Ssem.

Haneul Research Blog

Envíalo a través del siguiente link https://forms.gle/qNhMLmyEJZDKh8uB7

Puedes revisar las condiciones en el siguiente post: https://www.instagram.com/p/CY5Us4kMj9o/


Ver más blogs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.