Saltar al contenido

Kim Ji-young, nacida en 1982

  • por

¿Alguna vez han escuchado hablar del libro Kin Ji Young, nacida en 1982? Personalmente fue mi última lectura del 2021, después de escuchar un montón de comentarios sobre el hecho de que ha sido una revolución en Corea y toda la historia que envolvía, le traía muchas ganas, y pude finalmente leerlo en diciembre.

 

Título original: 82년생 김지영

Autor(a): Cho Nam-Joo

Año de edición: 2019

Páginas: 157

Portada del libro Kim Ji-Young, nacida en 1982 por Cho Nam-joo

Fuente: https://suenos-entre-paginas.blogspot.com/2021/01/resena-kim-ji-young-nacida-en-1982-cho.html

La novela ha pasado de ser una historia corta sobre una joven coreana a un terremoto que sacudió a mujeres de distintas partes del mundo. Nuestra protagonista, Kim Jung (que es el nombre más común entre los coreanos nacidos en 1982) es claramente una mujer como cualquier otra, con una amplia juventud y siempre en la sombra. Todo empieza a distorsionarse cuando Kim de repente comienza a hablar con las voces de su madre, una amiga desaparecida y muchas otras mujeres. Lo que a simple vista se puede considerar una broma tiene un tono de reacción, un tono de rebeldía y para otro grupo de personas uno de enfermedad. Este libro es un asalto al panorama literario de todos los países en los que fue publicado. Detrás de su engañosa sencillez yace una sensación de peligro que impregna todas sus páginas, abriendo grietas en los estándares de literatura moderna. Con solo 156 páginas, el libro se hunde en ti y crea sentimientos encontrados que a veces son insondables.

La autora, Cho Namjoo cuenta la historia de la vida de Kim Jung, desde el comienzo de la escuela primaria hasta los 33 años.  Donde se convierte en madre de una hermosa niña. ¿Qué tiene eso de especial, diría usted? Cho nos cuenta abiertamente y a través de Kim y su entorno (escuela, familia y trabajo) lo que las mujeres en Corea tienen que soportar y sufrir por el solo hecho de ser mujeres: nacidas para tener hijos, cuidar la casa (y los niños), decidir poco o nada sobre sus vidas. Se cree que dejarán sus trabajos para reconciliar a la familia. La gente da por sentado que tienen que cuidar a sus hijos. Se da por hecho que el hombre es el que se lleva el dinero a casa y  que ellas tienen que renunciar a todo lo que quieren.

—Ni siquiera sé si me casaré o si tendré hijos. O puede que me muera antes. ¿Por qué tengo que renunciar a lo que quiero ser o hacer por un futuro que no sé si llegará o no?

Fuente:

https://drive.google.com/file/d/1HGy9eG2jz-qx6VWTyM9xKNcDihgxEaRV/view?fbclid=IwAR0vCsWqs3d96b0VDeJCQL2ZhYp3Cw5vasj3aHLmMwnpSX9dj3W6Pxoy1n8 (Pag 44).

Algo positivo que me gustó, pero a la vez me hizo sentir impotencia y cierta molestia es lo que Kim ha visto a lo largo de los años, las cuales eran malas noticias en su mayoría. Ser mujer en el mundo es duro, aunque es cierto que cada vez está disminuyendo, en los países asiáticos parece un poco más difícil porque sus creencias hacen que el camino hacia la igualdad sea más lento. Vemos que a nuestra protagonista le cuesta destacar en su colegio, no solo para ella, sino también para sus demás compañeras. Vemos también cómo las mujeres cercanas a Kim se rebelan contra “el sistema”, pero finalmente acaban siendo culpables de algo que originalmente es la culpa de un hombre.

El tema de la maternidad también es impactante, les han enseñado desde pequeñas que deben tener un hijo (¡hasta una futura madre se sentiría mal si tuviera una niña en la barriga!), así podría seguir con ejemplos en sí muy crudos para la realidad del sector femenino. En mi opinión, la situación más ridícula y humillante, y este libro es una verdadera crítica a lo que vergonzosamente sigue pasando hasta el día de hoy.

Cho nos muestra la dura realidad de la mujer coreana en personajes muy reales. Y si bien en este pequeño resumen (corto para evitar dar spoilers…) Me centro más en la vida de las mujeres como madres; también muestra cómo se trata el lugar de trabajo (colegas, puestos de dirección, trabajos que no pueden ser ocupados por mujeres…), en la familia y por supuesto los hombres, donde algunas personas piensan que tienen demasiado poder.

Lo que no me gustó y lo que me impidió darle 5 estrellas fue la trama en sí. Si bien es interesante cómo se engloban los temas feministas y la limitación de las voces de las mujeres en Corea, la sinopsis nos dice al inicio que Kim perdió tanto la voz que terminó hablando con la voz de su madre, amigos, etc. Esto solo sucede en las primeras páginas y ni siquiera se discute más, es decir no hay consistencia. Por supuesto, en la novela nos dan a entender una pista de por qué sucede esto, pero me hubiera gustado ver la transición hacia algo más profundo, como que Kim hablara como si fuera otra persona. En sí, tiene más aspectos positivos que negativos. Lo recomiendo encarecidamente si se busca leer un libro muy interesante, lleno de datos nuevos y frases increíbles que dejarán al lector con ganas de saber más. Después de leerlo, entiendo lo popular que se ha vuelto porque tiene una historia tan real que sacudiría la cabeza de aquellas mentes misóginas que se niegan a evolucionar y piensan que las mujeres son débiles y no sirven más que para mantener al  hombre y tener hijos.

El mundo había cambiado muchísimo, pero las pequeñas reglas, los pactos y las costumbres seguían sin actualizarse. En conclusión, el mundo no había cambiado tanto.

 

Escrito por: Zarina Paucar

Revisado por: Andrea Ramirez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.